¡OPEN WEBINAR! BYE BYE COOKIES

Vivimos una era dominada por pantallas con cientos de aplicaciones, la gran mayoría son apps que hemos dejado de usar. Y ante ese panorama surge la colaboración entre Jony Ive, el diseñador detrás de los icónicos productos de Apple, y Sam Altman, CEO de OpenAI, prometiendo marcar el comienzo de una revolución en la interacción humana con la tecnología. Este proyecto de hardware de IA, al cual se suma la experiencia en diseño de producto de Tan Tang, ex vicepresidente de diseño de iPhone y Apple Watch, se perfila como un gran avance tecnológico, y como una posible reimaginación de nuestra relación con los dispositivos digitales. 

La visión compartida por Ive y Altman, apoyada por mentes brillantes como Masayoshi Son, CEO de SoftBank, y Tan Tang, se centra en explorar dispositivos para el hogar que desafíen la omnipresencia del smartphone, sin intención de competir directamente con él. Más bien, buscan crear algo único en el espacio de la IA. La sinergia entre el diseño de LoveFrom (firma de Ive) y la base de software proporcionada por OpenAI, promete un dispositivo que será un deleite estético y una maravilla de la inteligencia artificial. 

La especulación sobre la naturaleza de este dispositivo es amplia, con algunos imaginándolo como el «iPhone de la IA», una metáfora que sugiere una revolución en la forma en la que interactuamos con la tecnología de inteligencia artificial. Aunque los detalles siguen siendo escasos, el potencial de este proyecto para introducir nuevas formas de interactuar con la IA es inmenso. 

¿Qué implica esto para los usuarios? Nuestra perspectiva ante tal innovación se centra en el imaginario de un teléfono móvil sin aplicaciones, donde la interfaz es puramente conversacional. Imagina un mundo donde, en lugar de deslizar y tocar, conversas con tu dispositivo como lo harías con un amigo. Este cambio paradigmático hacia la interacción basada en la conversación promete hacer de la tecnología una extensión más natural e intuitiva de nuestras vidas diarias, reduciendo las barreras entre el ser humano y la máquina. 

Mientras el proyecto avanza, queda claro que estamos al borde de una nueva era. Una en la que nuestra interacción con la tecnología no estará definida por la cantidad de aplicaciones en nuestra pantalla, sino por la calidad de nuestras conversaciones con ella.  

Fecha
abril 9, 2021

También te interesará